Desde Quality Brokers volvemos con las pilas más que cargadas, y qué mejor que con este nuevo post en el que hablamos de cómo motivar a nuestros empleados para aumentar el rendimiento empresarial y multiplicar el número de sonrisas en nuestra correduría.

Creemos firmemente en que el factor humano en una empresa es primordial para que ésta pueda salir a flota, y para tener motivados a nuestros empleados vamos a desvelar una serie de consejos para demostrar que no es necesario un aumento de sueldo, sino que la actitud de cada uno de ellos y los pequeños detalles salgan bien.

Destacamos principalmente el reconocimiento laboral, ya que a todo ser humano nos gusta que nos ayuden a crecer tanto personal como profesionalmente cuando cometemos errores, pero también que nos feliciten cuando las cosas salen bien; es por ello que palabras tan simples como: ‘Gracias o Enhorabuena, continúa así’, son capaces de incentivar a nuestros empleados a seguir poniéndole el mismo esfuerzo y dedicación a aquello que hacen.

Le sigue el punto del interés por los empleados, donde éstos últimos agradecen que sus superiores se conviertan en compañeros y confidentes siempre que ellos les necesiten, interesándose por los empleados y preocupándose por su bienestar fomentamos un ambiente positivo y de confianza, donde incluso podemos llegar a crear lazos de unión y puestas en común para aumentar el negocio y seguir creciendo juntos.

La flexibilidad horaria y del calendario son puntos importantes a destacar en este post, ya que consideramos que poder cuadrar sus vacaciones y horarios con su pareja/familia/amigos es necesario para sentirse bien con ellos mismos y acudir al trabajo dando su mejor rendimiento.

La oferta de oportunidades es otro punto de motivación para que nuestros empleados se encuentren en un continuo reciclaje, donde no dejen en ningún momento la formación de lado y estén siempre actualizados con los últimos contenidos del momento. ¿Qué mejor opción que apostar por su futuro?

 

Cómo veis, la actitud es lo que nos diferencia a unos de otros, ¿por qué no transmitir lo mejor que tenemos a los nuestros?

Feliz vuelta a la rutina.